El aluminio y su papel en el compromiso energético del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia

Debido a su capacidad para generar entornos más saludables, el mundo de la construcción se sitúa como un sector estratégico. Esto parte del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha puesto en marcha para restablecer los efectos provocados por el Covid-19

Como cuentan en “MejorDeAluminio”, el Plan tiene como objetivo restablecer la neutralidad climática a nivel europeo, y la reforma energética. Para ello, plantea una inversión de 6.800 millones de euros en regeneración urbana y rehabilitación de viviendas para mejorar la eficiencia energética e impulsar las ciudades saludables. Y para ello, el uso del aluminio en las construcciones es una apuesta segura, ya que puede aportar grandes avances en el campo de la renovación energética.

La renovación de los edificios energéticamente deficientes

Las ventanas son un factor de gran importancia para que las construcciones sean eficientes energéticamente. Permiten aislar la estancia del exterior y, al mismo tiempo, ventilar el interior cuando se necesite, así como calibrar la temperatura de una vivienda u oficina con la energía del exterior.

Las empresas que forman parte de la cadena de valor de la ventana son estratégicas para lograr un futuro sostenible en la construcción, ya que pueden optimizar el uso de la energía a largo plazo, reduciendo emisiones de CO2 y contribuyendo a los objetivos de neutralidad climática de la UE.

El papel del aluminio

El representante principal de la industria del aluminio en Europa, European Aluminium, propone a los estados miembros una concentración de sus esfuerzos para estimular la demanda de aluminio en el continente. Esto se debe a que es un material altamente reciclable que no pierde sus propiedades durante el proceso. De hecho, hasta las virutas de aluminio y los recortes de los perfiles que se generan durante el montaje de las ventanas son aprovechados para producir tochos de aluminio reciclado en centros de reciclaje.

La Asociación Española del Aluminio y Tratamientos de Superficie (AEA) plantea que el uso del aluminio en construcciones nuevas y rehabilitadas y el reemplazo de las ventanas en edificios viejos serán beneficiosos para el clima y la reducción de emisiones en Europa.

Además, según la AEA, el aluminio debe ser un aliado estratégico para la consecución del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Asimismo, va en consonancia con los principios del Pacto Verde Europeo, ya que su tasa de recuperación en el sector de la construcción es del 95%.

Sin duda, el aluminio es muy beneficioso por su utilidad para lograr eficiencia y sostenibilidad en las construcciones, y será clave para la generación de entornos saludables.

Si tienes alguna duda o quieres saber más sobre este tipo de contenidos, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *