La arquitectura de uso comercial demanda un estudiado uso de los materiales ya no sólo para una prolongada vida útil, sino también para hacer del espacio algo que acompañe, impulse y haga agradable el proceso de venta.