Vidrio en el cerramiento con el que mirar el cielo

Vidrio en el cerramiento con el que mirar el cielo

A quién no le gusta estar en un ambiente cómodo en donde poder contemplar la belleza de un cielo totalmente estrellado. Los techos de vidrio son perfectos para áticos, terrazas, etc. Una solución constructiva con la que tener un techo luminoso y un espacio diáfano.  Básicamente adecuado para cualquier espacio que techar.

Composición hermética frente a la lluvia y al frío.

Es una buena elección para las terrazas cuya instalación debe ser evaluada si se quiere con una estructura fija o una móvil. Un recurso constructivo fabricado con vidrios templados, laminares o con cámara de aire.

 Ventajas de un techo de vidrio

Como todo elemento constructivo los techos de vidrio tienen sus pros y sus contras. Su eficiencia energética es alta según la instalación que se efectúe. La orientación del espacio que se va vidriar es primordial para el ahorro energético de la casa. Un ejemplo es cuando se efectúa este tipo de instalación en zonas lluviosas o con un clima frío. Una instalación hacia el sur aprovechará al máximo el calor y la luz del sol teniendo un espacio confortable e iluminado.

Se debe tener clara para qué vamos a utilizar el vidrio, si como aislante o sólo para tener un espacio diáfano.

Con los techos de vidrio disfrutarás de luz natural en los meses más fríos del año. Para la arquitectura turística, e incluso comercial, es un valor añadido al espacio. Una forma de disfrutar de una zona abierta en cualquier momento con el añadido de ser un aislante acústico y térmico perfecto. Una cubierta llena de posibilidades que añade confort en el local.

La funcionalidad de este tipo de cerramientos en composición con el aluminio crean un material resistente a las inclemencias meteorológicas. Una solución constructiva estética y duradera que permitirá disfrutar de espacios exteriores de una forma diferente.

Al fin y al cabo, los techos de vidrio son para cualquier época del año. Un cerramiento que protege de la lluvia, el viento y el ruido. Un agujero por el que disfrutar del entorno y el cielo. Una ventana hacia el entorno que nos rodea.

 

 

 

 

Por | 2017-04-03T09:48:43+00:00 19 febrero 2016|Soluciones|Sin comentarios