Ventajas del aluminio en la edificación

Ventajas del aluminio en la edificación

No nos cansamos de hablar sobre la importancia del aluminio para proyectos arquitectónicos del siglo XXI. Un material con unas propiedades físicas como la ligereza, la durabilidad o, en sitios como en Canarias, su resistencia a la corrosión hacen de él un producto con infinidad de usos en la construcción.

Un material con cantidad de posibilidades estéticas.

El aluminio se suele alear con otros materiales componiendo estructuras con un sinfín de aplicaciones en la edificación. Un elemento esencial en grandes acristalamientos y fachadas estructurales que proporcionan un alto nivel de confort en el interior de la vivienda.

Ventajas del aluminio en los proyectos arquitectónicos

Aparte de las ya mencionadas con anterioridad, el aluminio como elemento principal en la arquitectura tiene muchos usos. Al mezclarlo con otros metales, como el cobre o el magnesio, aumenta sus capacidades físicas y mecánicas convirtiéndose en un material ligero con gran resistencia, algo codiciado en la construcción.

El aluminio no necesita ningún mantenimiento específico, salvo el de limpieza por temas estéticos.

Los productos compuestos por este metal tienen una larga vida útil toda vez son resistentes al agua, a la corrosión o a los rayos ultravioleta. Todo ello unido a su flexibilidad en el diseño permiten a los arquitectos de nuestras islas integrarlo en sus proyectos de manera constante. Otra característica importante en el aluminio es su conductividad térmica. Gracias a ella es perfecto para instalaciones de frío-calor aunque sin un tratamiento específico en rotura térmica se puede convertir en una desventaja en ventanas o fachadas.

En temas estructurales es un material idóneo para no fatigar la estructura. Su bajo peso específico es idóneo para su utilización en revestimientos y cubiertas, e inclusive en su fácil manejo y transporte a obra. El aluminio es un material innífugo, aunque es cierto que en aleaciones se funden a 650º sin liberar gases tóxicos. Asimismo, su utilización en espacios de alta seguridad, en composición con el vidrio, hacen de la sinergia una estructura manejable gracias al bajo peso del aluminio.

Así que tenemos un componente muy recomendable para los proyectos arquitectónicos a nivel técnico e incluso estéticos, gracias a la infinidad de acabados superficiales que tiene el aluminio. Anonizado o pintado de diferentes colores que aportan mayor durabilidad al material y aumenta su resistencia a la corrosión. Un material óptimo para cualquier construcción.

 

Por | 2016-01-27T08:04:13+00:00 19 enero 2016|Soluciones|Sin comentarios